SÉNECA

Filosofo bético

Lucio Anneo Séneca, (*Córdoba 4 A.C. +Roma 65 A.D.)

 La romanización de Andalucía fue tan intensa y tan profunda que en la Bética romana nacieron emperadores como Trajano y Adriano y escritores como Séneca y su sobrino Lucano. Hispalis, Itálica, Malaka, Acinipo, Gades y tantas otras ciudades lograrán ser consideradas como ciudadades romanas, privilegio muy considerado por lo derechos que lograban. 
 

En una de estas ciudades andaluzas, Corduba, hoy Córdoba nace Séneca, hijo de Marco Anneo, escritor de ilustre familia, y su esposa Helvia hacia el año 4 antes de Cristo.
Se educó en Roma donde recibe amplia educación, ejercerá como abogado y después de ser nombrado Cuestor ingresa en el Senado Romano.


Casó dos veces, la segunda con Pompeya Paulina. Sus dotes oratorias atrajeron las envidias del emperador Calígula que se consideraba el mejor orador del Imperio, y sólo se libró de morir por la tisis que padecía que hicieron pensar que viviría poco. 
En el primer año del reinado del Emperador Claudio, (41 de nuestra era), a instigación de la mujer de éste, Mesalina, fue sentenciado a muerte acusado de mantener relaciones con Julia Liviela, hija de Germánico de la que estaba celosa, pero Claudio le conmutó la pena por el destierro a la isla de Córcega. 
Ocho años después, Agripina, esposa y sobrina del emperador, logra el indulto y vuelve a Roma para hacerse cargo de la educación de su hijo Domicio, que entonces contaba once años de edad y que sucedería a Claudio con el terrible nombre de Nerón. 


El filósofo instruyó al príncipe y cuando éste llega al trono (año 54) Séneca será uno de sus principales consejeros y lograría reunir una inmensa fortuna. 
En las disputas del emperador con su madre, Séneca juega un papel importante y parece que no sólo escribe la carta que Nerón dirigió al Senado para justificar el asesinato, sino que también fue cómplice de la muerte. 


Después de la muerte de Agripina, Nerón se entregó a toda clase de excesos y pronto mostró despego hacia su maestro. Séneca, viéndose en peligro se alejó de la Corte, pero complicado en la Conjuración de Pisón , Nerón le ordenó que se diera muerte lo que hizo abriéndose las venas. (año 65)
 

La fama de Séneca viene de sus escritos filosóficos como De Ira, De Beneficiis, el más importante de sus tratados , De Providentia, y De Constantia sapientis. 
Fue también autor de tragedias en versos, imitadas de modelos griegos, más propias de ser leídas que de ser representadas, como Meda, Hercules Furens, Troades, Phoedra, Agamennon, etc. y se burló del emperador Claudio, conocido en nuestros días gracias a la obra Yo Claudio de Robert Graves que narra estos oscuros episodios romanos, con la sátira Apocolocyntosis sive Ludus de morte Caesaris.

 
Revandalus.com 2013