AVERROES

Abul-Walid Ibn Rusd, el más grande sabio andaluz.

 

El qadí Abul-Walid Muhammad ibn Ahmad ibn Muhammad ibn Rusd, "el nieto", nació en Córdoba el año 520 de la Héjira, correspondiente con el 1126 occidental es sin duda el más importante filósofo árabe y el que más influyó en la filosofía cristiana.

Miembro de una prestigiosa familia de cadíes de Córdoba, (su abuelo y su padre lo fueron antes que él) Averroes estudió derecho, medicina y filosofía con Abu Yafaar de Trujillo y Ibn Tufail. en el año 1153 viajó al Magreb donde colabora en la reforma de la enseñanza planeada por el sultán almohade Abd al-Mumin. En 1169 ejerce de qadí en Sevilla, marchando a Córdoba en 1171 donde guarda su biblioteca y desde donde viaja frecuentemente a Sevilla y Marrakech.

Al renunciar en 1182 Ibn Tufayl al cargo de médico de cámara en la corte, el sultán nombra a Averroes para sustituirlo, y pocos meses después le nombra qadí o juez de Córdoba. La victoria almohade en Alarcos envalentona a sus enemigos que desconfían del encumbramiento del andalusí, y logran la ruptura de su gran amistad con el sultán Yaqub al Mansur, siendo condenada su filosofía y desterrado a Lucena.

Tres años después es perdonado y llamado a Marraquech en 1198, muriendo poco después, el 10 de Diciembre de 1198 a los setenta y dos años de edad siendo enterrado en el pabellón familiar del cementerio cordobés de Ibn Abbas.

Estudioso continuo, decía que en su vida sólo no había estudiado dos días: el de la muerte de su padre y el de su boda. En la mezquita daba lecciones a un auditorio amplio y en privado a un selecto grupo de discípulos. De linaje andalusí destacaba siempre su amor a su tierra y las bellezas de su país, decía que Córdoba era la patria de los grandes sabios y Sevilla la de los mejores músicos.

Escribió numerosas obras sobre teología, filosofía, anatomía, derecho y medicina, aunque muchos de sus originales se han perdido, escribió varios comentarios sobre Aristóteles a petición del entonces príncipe Yusuf, ampliamente seguidos por musulmanes y cristianos, y que le valieron el sobrenombre de "el comentarista". El problema entre la filosofía y la religión que levantaba polémicas tanto entre los musulmanes como entre los cristianos, fue solventado por Averroes que conciliaba dogma y filosofía evitando la heterodoxia y sosteniendo interesantes polémicas con Algazal. El averroísmo fue seguido por numerosos filósofos cristianos que en el siglo XIII hicieron del averroismo latino la corriente más importante de la filosofía con centro en la universidad de París hasta ser condenada esta doctrina en 1210 y refutadas por Santo Tomás, pese a lo cual se difundió aún más por España, Francia e Italia destacando en la universidad de Padua hasta que el Papa León X la condenó en 1513.

Es sin duda el más alto filósofo árabe y junto a Maimónides, Avempace, Avicena, Avicebron, Aben Tofail, Abenarabí y Azarquiel, entre otros muchos, constituye el grupo de sabios universales de Andalucía

 
Revandalus.com 2013