ABEN HUMEYA

El líder de los moriscos en la rebelión de la Guerra de la Alpujarra (1568-1571), conocido también por su nombre cristiano Fernando de Válor.

Abén Humeya, ó más correctamente Ibn Umayya, nació en el pueblo granadino de Válor, en el corazón de Las Alpujarras en 1520, era miembro de una destacada familia morisca convertida al cristianismo tras la conquista de Granada en 1492, nacido cristiano como Fernando de Córdoba y Válor llegó a ser incluso caballero veinticuatro de la Granada cristiana, también este linaje ilustre que se decía descendía de los Omeyas, dinastía de los califas andalusíes, fue la que propició que pese a no ser apoyado por todas las facciones, su tío Ben Saguar lograra que fuese proclamado rey de Córdoba y Granada el 24 de Diciembre de 1568 (en el pueblo de Cadiar ó en el de Béznar según autores), abjurando del cristianismo para recuperar la religión islámica de sus mayores y el patronímico de Abén Humeya.

La Guerra de las Alpujarras, con un inicio y un fin previsibles por el incumplimiento de las Capitulaciones de Granada, las pragmáticas de Carlos I y Felipe II, y la conciencia de pueblo y el falso sometimiento de los moriscos y sus problemas de convivencia con los colonizadores castellanos, empezaría con éxito para los sublevados. Abén Humeya nombró general a su tío Abén Jahuar o Ben Saguar, y a su principal rival, Farax ben Farax, jefe de la todavía poderosa tribu de los abencerrajes y famoso por su crueldad en las batallas, como alguacil mayor.

Además de la Alpujarra en Málaga le sigue inicialmente sólo los habitantes de Istán dirigidos por el jefe local Francisco Pacheco Manxuz, que huyen a la sierra para fortificarse. En Enero de 1569 Felipe II envió dos poderosos ejércitos, uno partió de Granada al mando del marqués de Mondéjar con 400 jinetes y 2000 infantes que acampó en Orgiva, y otro no menos numeroso desde Vélez Blanco al mando del Marqués de los Vélez que situó su cuartel en Terques, pero las diferencias entre ambos generales españoles y los saqueos de sus tropas propiciaron que la rebelión se extendiera con éxito hacia Almería, y en la Axarquía en Málaga, donde el miedo a las represiones castellanas lleva a los moriscos a concentrarse en la antigua fortaleza de Frigiliana, que resistirán desde Abril a Junio de 1569 a las tropas del comendador Requesens, aunque en otros frentes los moriscos toman la iniciativa atacando Vera y Orgiva.

Moros y Cristianos de VálorFoto de las fiestas de moros y cristianos en Válor que recuerdan la Guerra de la Alpujarra, propiedad de Alpujarra en Línea

Felipe II confió el mando del ejército a su hermano Juan de Austria, y a pesar de la muerte de Abén Humeya en Octubre de 1569, la guerra seguiría hasta 1571. Según unos historiadores la arbitrariedad y tiranía que muestra Abén Humeya, así como su carácter despótico y receloso le hacer perder el apoyo de sus partidarios, siendo asesinado en su palacio de Lanjarón donde es ahogado con un cordón al cuello, aunque otros dicen que fue asesinado por moriscos agentes de los castellanos. Será sucedido por su primo Abén Aboo, de cristiano llamado Diego López.

10.000 moriscos logró reunir Abén Aboo al frente de los cuales llega incluso cerca de Granada, cuyos habitantes moriscos no se sumaron a la rebelión por temor a las represalias y a perder lo poco que tenían, pero los cristianos superiores en número y medios contraatacan, la guerra empieza a cambiar su signo a finales de 1569. Tres ejércitos recorren el viejo reino nazarita, don Juan de Austria con el principal toma Galera, cerca de Huéscar, y conquista Serón , y se le une en las Alpujarras el duque de Sessa al mando del segundo ejército que procedía de Granada, mientras el tercero al mando de Antonio de Luna, sale de Antequera y llega a la sierra de Bentomiz, en la Axarquía a principios de Marzo de 1570.

Ante el empuje castellano se dividen los moriscos y mientras una facción con Aben Aboo al frente quieren continuar la lucha, otros quieren negociar la rendición. Publicó don Juan de Austria un bando prometiendo perdón a los que se sometiesen, y en Fondón de Andarax en Mayo muchos moriscos de la facción de El Habaqui abandonan las armas, pero éste fue muerto por Abén Aboo por traidor. Los combates finales tienen lugar cerca de Ronda, pues en julio los rebeldes saquean Alozaina y se refugian luego en Sierra Bermeja, de donde los desalojó el duque de Arcos en Septiembre, la muerte de Abén Aboo que aguanta hasta 1571 certifica la derrota de los moriscos.

A partir de ese momento se puede dar por concluida la guerra pues sólo quedan algunas escaramuzas aisladas, y empieza la deportación de miles de personas del reino de Granada en dirección al reino de Castilla, unos 50.000, tanto si habían participado en la rebelión como los que se habían mantenido fieles en la ciudad de Granada, y de los que se calcula murieron mas del 20% pues en Extremadura murieron muchos de ellos por el tifus y la desnutrición.

Esta deportación masiva al interior de la península fue el preludio de la expulsión general de los moriscos de España, decretada en 1609.

BIBLIOGRAFIA:

DE LA CIERVA, RICARDO. Historia General de España.Tomo V. Ed. Planeta. Madrid 1979.
REGLA, JUAN. Historia de España Ilustrada. Ed. Ramón Sopena. Barcelona, 1968.
EQUIPO de la Enciclopedia Universal Sopena. Ed. Sopena. Barcelona, 1976.
MARCO, JOAQUIN, Diccionario Enciclopédico Salvat. Barcelona, 1991

 
Revandalus.com 2013